2012, el fatídico e imborrable año en el que ardimos peligrosamente